turbinas eolicas

turbinas eolicas

En la superficie, las turbinas eólicas no han cambiado mucho desde hace décadas. Sin embargo, se han vuelto mucho más inteligentes y considerablemente más grandes, lo que ha ayudado a aumentar la cantidad de electricidad que pueden generar y a reducir el coste de la energía eólica.

La compañía china de turbinas eólicas Goldwind prevé este año la construcción de dos parques eólicos para generar electricidad en Chile, en una expansión que también se proyecta a otros países de la región, dijo la directora regional de la firma, Carolina Galleguillos González.

El mayor impacto en la producción de electricidad proviene del hecho de aumentar el tamaño de las turbinas eólicas. Aumentar el tamaño de las aspas de una turbina, y hacer que la torre sea más alta, permite capturar más viento, especialmente a bajas velocidades. Fabricar turbinas eólicas de mayor tamaño es cada vez más difícil, en parte porque sus dimensiones han aumentado tanto que las condiciones del viento en el punto más alto de barrido de las aspas pueden ser muy distintas a las del punto más bajo. Para compensar la diferencia, GE ha tenido que desarrollar algoritmos de control que respondan a la información recogida por varios sensores durante el giro de las aspas. Esto ha ayudado a la compañía a pasar de un rotor eólico de 100 metros de diámetro a uno de 120 metros.

Hace poco más de una década, un parque eólico típico con 2,5 megavatios de turbinas eólicas generaba menos de 4 millones de kilovatios-hora de electricidad al año. GE señala que sus nuevas turbinas eólicas generan 10 millones de kilovatios-hora al año, es decir, que han multiplicado más del doble la producción de electricidad. (El aumento de potencia de salida ayuda a bajar el precio por kilovatio-hora, siempre que el coste de la turbina instalada no aumente proporcionalmente).

Alstom fabricar los suministros en la planta que tiene en Camaari, en este mismo Estado de Brasil, que tras recibir este pedido duplicar su capacidad de produccin hasta los 600 MW anuales.

Evitar el tiempo de inactividad tras los fallos mecánicos también ayuda a aumentar la producción de electricidad. Si ocurre cualquier problema con una turbina de viento, a menudo se apaga hasta que los técnicos llegan a su ubicación, suben a la torre para evaluar el problema y, a continuación, realizan las reparaciones, un proceso que puede ser especialmente difícil y llevar mucho tiempo puesto que las granjas eólicas están situadas a menudo en zonas remotas. Con su último diseño, GE ha colocado sus turbinas de viento en red para hacerlas más resistentes. Por ejemplo, si el hielo congela el indicador de velocidad del viento en una turbina y hace que falle, la turbina puede utilizar datos de otra turbina cercana (y unos algoritmos realizan las correcciones pertinentes para compensar las diferentes localizaciones de las turbinas), eliminando la necesidad de apagarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *