principales energias renovables

principales energias renovables

– El presunto ambientalismo tambin cumple su funcin en la legitimacin de una cuarta lnea de barreras, en este caso paraarancelarias, las que se agrupan en lo que el trabajo de Cancillera denomina proteccionismo verde. Estas trabas no se basan en principios cientficos slidos o en normativas internacionales, sino en metodologas unilaterales de la UE, como la huella ambiental, huella de carbono y ecoetiqueta. Muchas veces se sustentan en simples directivas ad hoc, como la elaborada para el mercado de biocombustibles sobre energas renovables, que brindan ventajas a determinados biocombustibles en detrimento de otros a fin de favorecer los productos propios.

Un trabajo publicado esta semana por Cancillera estudia el doble estndar de la UE en materia de administracin de comercio y resea todos y cada uno de los mecanismos utilizados. El resultado es impactante: las prdidas provocadas en la economa local por el proteccionismo europeo alcanzan los 2500 millones de dlares anuales slo en exportaciones y 12.500 millones de dlares en produccin, lo que supone una resta de 200 mil puestos de trabajo. Los mayores pasivos se concentran en las ventas externas de productos primarios, principalmente de carne bovina, por cerca de 1500 millones de dlares, y en verduras, frutas y hortalizas, por algo ms de 300 millones, siempre en divisas. Entre las barreras que contribuyen a este resultado se destacan:

Si el lector pas por estudios de Economa seguramente entr en contacto con 153.222 grficos, con sus respectivas ecuaciones, en los que se demostraba cmo la menor barrera a la libre circulacin de bienes y servicios afectaba el desarrollo capitalista, el crecimiento, el empleo y la felicidad de la especie. El debate es largusimo y se remonta a los orgenes mismos de la economa poltica. Desde que Adam Smith atribuy la riqueza de las naciones, entre otras razones, al mayor tamao de los mercados y desde que David Ricardo marc la necesidad de que los pases se especialicen en los productos en los que poseen ventajas comparativas, afectar la plena libertad de los intercambios es considerado pura miopa que entorpece todas las virtudes predichas por la teora. Despus, como siempre, est la realidad; que se empea en ser flagrante. As, los pases que urbi et orbi pregonan el libre comercio fueron y son especialmente proteccionistas con sus sectores menos competitivos. La afirmacin no es ideolgica, el doble estndar es un dato duro y tiene una virtud: marca el camino. Como lo demuestra la experiencia de los pases ms desarrollados, los originales y los que lograron el cierre de brecha ms tardamente, si lo que se pretende es sostener o desarrollar sectores con menor competitividad relativa algn grado de proteccionismo resulta indispensable. Lo contrario tambin vale, si el desarrollo no importa, adelante con el librecambio. Europa, en tanto, se mantiene como una particular fortaleza proteccionista que, adems, acusa a la Argentina de proteccionista e intervencionista

Añadió que México tiene un coste de producción 30 por ciento más barato que Estados Unidos y un mercado muy interesante, en un país con 115 millones de habitantes y con tratados comerciales.

También firmó de manera simbólica, porque ya lo había hecho en México, dos créditos, uno con OHL y otro con el grupo Excelence para hacer nuevos hoteles en la Riviera Maya, de tal manera que entre los dos van a construir unos 660 nuevos cuartos.

– Derechos antidumping y medidas compensatorias. A principios de 2013 se encontraban vigentes en la UE 87 medidas antidumping y 10 compensatorias, a las que se sumaban 48 investigaciones en trmite. La irona es que en una supuesta bsqueda de mayor transparencia se propuso establecer derechos ms altos para las importaciones procedentes de pases que utilizan subvenciones injustas y crean distorsiones estructurales en sus mercados de materias primas. Entre los productos argentinos afectados por estas barreras discrecionales se destacan desde el pasado octubre los biocombustibles, a los que el Consejo Europeo sancion con un derecho antidumping de entre el 22 y el 26 por ciento. Llamativamente, organizaciones internacionales de lobbistas, autodenominadas ambientalistas, festejaron la medida porque los biocombustibles se producen con transgnicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *