placas solares termicas

La pintura o el papel pintado no son las nicas opciones para decorar paredes. Existen muchas otras ideas, especialmente adecuadas si se quiere ocultar tabiques ligeramente desviados o paredes imperfectas, o simplemente para crear un espacio diferente, ms acogedor o ms vanguardista. Se trata de revestimientos diferentes que a menudo ofrecen un extra de aislamiento. Casi todos son sencillos de colocar, ya que el auge del bricolaje est animando a los fabricantes a lanzar al mercado sistemas de fijacin mucho ms sencillos.

Por los vestuarios del campo de ftbol pasan al ao ms 40.000 personas, entre deportistas del Aspe F.C., el C.F. La Coca y los participantes en la Liga Local de Ftbol-7, por lo que el ahorro en el coste de producir agua caliente ser alto.

En su listado de compras destaca la exquisitez de alguna adquisicin. Por ejemplo, un televisor LED de 1.400 euros o una cmara de vdeo de 1.230 euros. Sus compras revelan inters por la tecnologa ya que tambin se hizo con una PDA y un telfono mvil a costa de los fondos pblicos.

Son los clsicos frisos en tonos naturales, teidos o lacados en blanco o crema. Las ltimas tendencias apuntan a tonos claros, ligeramente desgastados, que parecen antiguos. Los naturales se pueden encerar, barnizar o teir en cualquier color. 

La apuesta por la energa solar para suministrar agua caliente sanitaria (ACS) a los vestuarios del campo de ftbol Las Fuentes de Aspe va a suponer un ahorro de casi el 50% de la energa consumida, y que hasta ahora se produca con gas propano, segn estimaciones del concejal de Medio Ambiente, Antonio Puerto.

La otra opcin, ms novedosa, depende del suelo. “La idea consiste en modificar un trozo de regolito o suelo marciano con la incorporacin de materiales como el aluminio, de tal forma que se convierta en un masa trmica”, dice Gonzlez. Durante los periodos de luz, un juego de espejos recoge esa energa lumnica y “transmite el calor durante la noche a los rovers u otros dispositivos situados encima, para que se puedan utilizar”, cuenta el cientfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *