placas solares baratas

placas solares baratas

-¿Es necesaria la energía nuclear? -No, ahora mismo la potencia bruta que tiene instalada España son 100.000 megavatios, el doble de la demanda máxima que hay, y de esa cantidad unos 20.000 megavatios corresponden a la energía eólica. Por eso, el hecho de que las centrales nucleares que hay ahora mismo se vayan cerrando conforme su ciclo de vida termine no va a causar ningún problema al sistema eléctrico español.

-¿Por qué no interesa que despeguen las energías ‘limpias’? -Básicamente porque no interesa a las empresas eléctricas tradicionales que hicieron unas inversiones muy fuertes en los últimos años del boom urbanístico en nuevas instalaciones de producción de energía de ciclo combinado. Pero como en 2007 explotó la burbuja de la construcción y empezó la crisis, las expectativas de rentabilidad no se cumplieron porque ahora no hay demanda y la mayoría están paradas. Eso supone para estas empresas un problema desde el punto de vista financiero porque están pagando en estos momentos la amortización sin ingresar nada.

Que conste que esto no es un anuncio, ni me pagan por ello, es solo hacer números con los datos que ofrece el fabricante, datos que me han llamado mucho la atención.

-¿No resulta paradójico que una provincia como ésta que tiene tantas horas de sol al año tenga menos producción de energía renovable que, por ejemplo, Alemania? -Es cierto que hay un mal aprovechamiento de la disponibilidad de del sol y no se tiene esa conciencia todavía. Es que una cosa es estar a favor y otra fomentar las renovables. Evidentemente va a llegar un momento en el que no se pueda seguir subvencionando este tipo de energía, pero esas ayudas son las que van a provocar que en un periodo más o menos próximo se llegue a lo que se conoce como paridad de red, es decir, que compita con la energía convencional. En Alemania ha habido numerosas ayudas y el desarrollo de la fotovoltaica es impresionante, cuadruplica la potencia que hay en España pese a tener la mitad de horas útiles de sol.

-¿Y por qué se sigue hablando de las renovables como la panacea cuando realmente no se promueve su uso? -Lamentablemente es así. Las energías renovables han tenido muchos vaivenes que en algunas ocasiones han estado provocados por las mismas empresas instaladoras. Cuando se pusieron de moda las instalaciones solares térmicos a principios de los años 80 fueron colocadas por personas que no estaban siempre cualificadas y con equipos baratos que no funcionaban porque no estaban bien diseñados. Por eso hay una rémora todavía y se sigue diciendo que estas instalaciones aprovechan muy poca energía, pero hay que tener en cuenta que por poca que sea el sol es gratis y además el precio de las instalaciones ha bajado mucho.

-¿Qué futuro le vaticina a este sector teniendo en cuenta la situación actual? -A pesar de todo creo que el futuro es importante y bueno, aunque hace falta que por fin se desarrolle la normativa que va a dar lugar al autoconsumo para que cualquier ciudadano pueda producir la energía que consume. El problema de la fotovoltaica es que solo produce luz cuando hay sol y de noche se necesita la red convencional. Por eso es más interesante para empresas porque cuando necesitan más consumo energético es precisamente cuando más radiación solar hay. Cuando salga el decreto, que tendría que haber estado listo en abril del año pasado y que permitirá el autoconsumo con balance neto para que la energía que se produce si no se utiliza se manda a la red convencional para poder recogerla cuando haya demanda, provocará un movimiento muy importante en el mercado porque las empresas están preparándose ya para eso. También va a depender mucho la rentabilidad en función del marco regulatorio sobre los peajes, porque como la empresa eléctrica ha tenido que hacer una inversión para la instalación quiere que se le pague el uso de esa especie de autovía por el que van los electrones. Pero las eléctricas piensan que esto es una pérdida de negocio para ellos. Yo no lo veo así ni pienso que eso vaya a suponer un boom tan grande que haga innecesaria la energía convencional. Esto no le va a quitar el negocio ni a Endesa ni a Iberdrola ni a ninguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *