placa solar fotovoltaica

placa solar fotovoltaica

El Reino Unido mantiene un plan de incentivos a la producción doméstica de energía solar que permite amortizar la compra de placas solares con relativa facilidad. Uno de los apartados destacados del plan de Ikea es que los paneles que comercializará en el Reino Unido están fabricados por el Holdin Xina Hanergy.

El autoconsumo ya era un modelo imperfecto teniendo en cuenta que los usuarios aspiraban a que se avanzara en la regulación para autorizar el denominado “balance neto”. Resulta muy sencillo de entender: En la actualidad, el propietario de una instalación consume de su propia fuente de energía y, cuando no se encuentra en su vivienda, o bien la acumula mediante baterías o la vierte a la red (esta opción exige mucho papeleo para estar registrado). En este caso, el productor puede cobrar un mínimo por kilovatio -si regularizó su instalación- o cederla de forma gratuita porque no la aprovecha y no ha legalizado el equipo. Además, necesita volcar a la red ese excedente sin sobrecargar la instalación.

Ante las desorbitadas subidas en la factura de la luz de los últimos años, más del 70% en seis años, muchas familias decidieron instalar en el techo de sus viviendas o en tejados de sus pequeños negocios placas solares que generaran electricidad para reducir así su factura. Aunque la inversión inicial en colectores solares podía ser algo elevada (no lo es desde hace al menos dos años), se amortizaba en pocos años y, según los expertos, el uso de placas fotovoltaicas es capaz de ahorrar hasta el 100% del gasto dependiendo de la inversión. La energía solar, un sector industrial en el que Navarra ha sido pionera hasta ahora, abastece el consumo eléctrico mientras que los paneles solares térmicos (módulos similares) proporcionan agua caliente y calefacción y no están sujetas de momento a cambios.

El resto de la energía consumida desde la red se seguirá pagando al mismo precio que el resto de clientes, mientras que la que vierta la cobrará a un precio de mercado mayorista, entre 4 y 5 céntimos el kilovatio, además de someterse a un pequeño peaje. “El que use la red un 40% del tiempo tendrá que pagar como el que la usa todo el año”, denuncia una fuente. En el nuevo decreto estatal se puede vender la energía a la red pero con unos costes de gestión y a un precio -una tercera parte de la que se compra- que no merece la pena. “Tienes las dos opciones, pero compensa más no vender”, detallan los expertos. Industria exige instalar un doble contador.

Por una parte, el ministerio de Hacienda de la China pone en marcha el 1 de octubre un plan de incentivos fiscales que suponen una desgravación del 50% de impuestos para la fabricación de placas solares (paneles de energia fotovoltaica). De forma paralela, la multinacional de muebles e interiorismo Ikea ha anunciado que iniciará de forma inminente la venta de placas solares -desmontables- en todas sus tiendas en el Reino Unido. La multinacional sueca ha completado con éxito la prueba piloto de venta de este tipo de paneles para la producción de electricidad en su tienda de Lakeside, al este de Londres, según informa la agencia Reuters.

La principal ventaja del uso de esta fina lmina es que puede aprovecharse en las instalaciones que, para mejorar la eficiencia, usan lentes para concentrar el mximo de luz solar sobre las clulas solares. A partir de un cierto nivel de concentracin de la luz, las placas solares apiladas registran una prdida de eficiencia significativa en los puntos de unin entre ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *