placa fotovoltaica

placa fotovoltaica

R. Hay tres cosas que deberían mejorar en España. La primera, las licencias, para que el proceso de abrir sea más rápido. Le segunda es este entorno regulatorio para las placas fotovoltaicas. Y lo tercero es algo que me sorprende. En Italia, por ejemplo, tenemos una gran cantidad de proveedores para todo el mundo. De hecho, compramos a nuestros proveedores más de lo que vendemos en Italia. En España, y también en Francia, es al revés. Eso tiene que ver con la competitividad de los proveedores españoles, desde un punto de vista del mercado mundial y no doméstico. Nos gustaría entrar en contacto con futuros proveedores de carácter estratégico.

Respuesta. Tratamos de combinar la calidad y el diseño con una forma de trabajar que se traduce en precios bajos. Y en el contexto económico actual, la gente es más consciente del valor de las cosas. Los resultados son una continuación de nuestro trabajo.

R. La evolución fue fantástica teniendo en cuenta las condiciones de mercado. Seguimos bajando precios, invirtiendo en tiendas, abriendo centros… El de Valencia está en camino y estamos buscando otras ciudades, puesto que el 58% de los españoles está a más de una hora de una tienda de Ikea. Y hemos empezado a producir en la fábrica textil en Valls.

A la espera de ese marco jurídico que marque las reglas del juego en la energía solar española, la compañía alemana tiene en ‘standby’ cuatro grandes proyectos en Alicante, Girona, Tarragona y Murcia. Una vez salga adelante el real decreto, la empresa decidirá la viabilidad de todos ellos.

R. Por supuesto. En cuanto a la crisis de la comida: es uno de los mayores escándalos para la industria alimentaria europea. Somos una parte muy pequeña de ello, por un proveedor, pero tuvimos que salir con un mensaje. Vamos a fortalecer más el control sobre todo lo que se come y compra en Ikea. Estamos muy comprometidos y estamos haciendo más pruebas de las que se puede imaginar, más allá de la legislación, siempre tomando la ley más restrictiva como norma. Sentimos mucho cuando estas cosas ocurren. Ofrecemos productos y alimentos sanos y seguros, y eso fue totalmente inesperado y un escándalo para la industria alimentaria. Terrible. Nos afectó porque los medios lo siguieron, pero hemos sido transparentes, honestos y abiertos, y ganamos confianza.

La iniciativa es una alianza entre el Gobierno del Estado y la compañía distribuidora de energía Light, a través del Programa Rio Capital de Energía, con un presupuesto de 290 mil dólares. Según la superintendente, el objetivo es que las demás bibliotecas públicas estatales sigan el mismo modelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *