periodismo energias renovables

Nota del editorComo no sabíamos muy bien cómo ilustrar esta información, hemos decidido entrar en Google (Imágenes) y teclear exactamente lo siguiente: ya que no podemos convencerles, vamos a confundirles. Uno de los resultados que aparece en la primera página es esta fotografía. Ninguna otra de las imágenes que aparecen tiene nada que ver con energía.

Cogenerar con gasOtro coste que no ha cesado de crecer a lo largo de estos últimos años es el de la cogeneración. Esa fuente de generación de kilovatios (instalaciones que queman gas para producir electricidad) le costó al sistema 467 M€ en 2005 y le ha costado 2.450 en 2012. O sea, que la retribución a la cogeneración -establecida discrecionalmente por el gobierno- ha crecido un 524%, mientras que, en ese mismo período, la potencia de cogeneración instalada se ha incrementado en apenas un 15%. Otro concepto son los costes extrapeninsulares, costes que la ley dijo en 2009 que deben estar en los Prespuestos Generales del Estado y que siguen sin embargo en la tarifa, costes que desde entonces y hasta hoy (apenas cuatro ejercicios) le han supuesto al sistema 9.000 M€. En fin, muchos costes que nada tienen que ver con las energías renovables (antes al contrario, la cogeneración funciona con gas y los costes extrapeninsulares van a pagar a centrales térmicas que queman diésel y fuelóleo), pero que engordan la tarifa.

¿Cuánto cuesta cada problema?Y, ahora, las preguntas, las respuestas, los análisis y los números del estudio… Muchos números. Dice APPA que el gran problema energético nacional es la dependencia, que por supuesto que hay combatir el déficit, pero que “la dependencia energética es el gran problema que tenemos como país”. Y, además, lo explica -con números- en su Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, presentado ayer en Madrid. A saber: en los doce meses de 2012 (el estudio está cerrado a 31 de diciembre de ese año), España acumuló un déficit energético de 45.504 millones de euros (M€), es decir, que hubo que importar carbón, uranio, petróleo y gas por ese valor para que este país pudiese funcionar. Doce meses: 45.504 M€ de déficit energético. Pues bien, según el estudio de APPA, “en términos acumulados, en el periodo 2005-2012, el déficit tarifario generado fue de 36.786 millones de euros”. Ocho años: 36.786 M€. ¿Cuánto pesa cada problema?

“La indignación es colectiva”, afirma la Plataforma en un comunicado. “Desde la privatización de las compañías energéticas, la factura de la luz ha subido más de un 80% y ayer se anuncian nuevas subidas de la luz, otro 11% más” (el gobierno ha cancelado la subida esta mañana). Además, continua el comunicado, “la reforma profundiza la dependencia energética de combustibles fósiles importados (45.000 millones de euros al año), vuelve a golpear a los productores de energías renovables, elimina de facto la viabilidad económica del autoconsumo y obliga al consumidor doméstico a soportar el sobrecoste de un sector a todas luces obsoleto”.

Los señores del gas, sí, se equivocaronLa historia podría resumirse tal y como sigue: en la década de los noventa, las grandes compañías del gas empiezan a proyectar centrales de ciclo combinado porque consideran que el crecimiento de la demanda de electricidad va a ser poco menos que indefinido. Se genera así la mayor burbuja eléctrica de España y, en apenas diez años, aparecen en el horizonte eléctrico nacional 25.000 megavatios. Los señores del gas no tienen sin embargo en cuenta dos factores. Uno: las energías renovables están empezando a experimentar un desarrollo formidable. Y dos: el legislador da prioridad de acceso a estas porque no emiten CO2, el humo desencadenante del cambio climático. ¿Conclusión? Mucha potencia instalada y mucha menos demanda de la imaginada por los chamanes del clan del kilovatio, que se equivaron, y que tienen ahora sus máquinas (las centrales térmicas de ciclo combinado que queman gas natural para generar electricidad) prácticamente paradas.

Biometano de biogás, gas de síntesis e hidrógenoTodo este sistema pretenden que desemboque en el establecimiento estandarizado de las “garantías de origen”, que “contendrán toda la información necesaria para la calificación del biometano importado como verde en el país receptor, permitiendo por tanto el comercio transfonterizo y la ejecución de transacciones a través de territorios de diversos países”. Recuerdan que el biometano puede proceder del biogás depurado de la digestión anaerobia, del gas de síntesis obtenido de la gasificación de la biomasa e incluso de la conversión del hidrógeno, siempre que se haya producido a partir de fuentes renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *