paneles solares baratos

paneles solares baratos

Merino adelantó que, así como el Ministerio de Energía y Minas (MEM), cada sector tiene un paquete de inversiones concertadamente con el gobierno regional y las autoridades de Tacna que se van a llevar adelante a través del próximo Consejo de Ministros Descentralizado que se realizará en esa región.

“Esto ha implicado mesas de trabajo en Candarave, en la provincia de Jorge Basadre, y con el Gobierno Regional de Tacna, para que esta ampliación beneficie con montos importantes a las localidades, con el fin de  que los alcaldes puedan desarrollar sus proyectos”, manifestó en entrevista con Tv Perú.

A pesar de todo, varios grupos en la NASA hicieron otras propuestas para resolver la falta de un lanzador adecuado. Se habló de cohetes Atlas-Agena-Able e incluso del enorme Saturn-I. En efecto, en agosto/septiembre de 1962, Wernher von Braun propuso unir un Saturn C1 con una etapa superior Agena-D (Saturn C1 era el nombre en aquella época del Saturn-I). El vehículo podría lanzar una Mariner-B de más de 800 Kg, en contraste con el futuro peso de la Mariner-C (alrededor de los 300 kg). Con esta configuración se podría enviar una Mariner-B hacia Venus en 1965 y otra a Marte en 1966.

Pero las Mariner-Mars 66 tampoco tendrían un mayor recorrido. El presupuesto de la NASA para 1965 fue de pronto recortado de forma sustancial, debido al programa Apolo. El 28 de julio, también éstas eran formalmente canceladas, transfiriéndose todos sus objetivos hacia una propuesta Advanced Mariner 1969, las Mariner marcianas que volarían en la siguiente ventana disponible (1969).

Con la Mariner-4 aún en funcionamiento, evolucionando en una órbita más alejada de nuestra estrella que la de la Mariner-5, los científicos pudieron obtener mediciones simultáneas del viento solar desde diferentes puntos de vista. Esta última aún tuvo la oportunidad de vivir un acontecimiento histórico después de su aventura en la región de Venus: el 4 de enero de 1968, su trayectoria la llevó hasta menos de 60 millones de kilómetros de distancia respecto al Sol, convirtiéndose en el ingenio humano que más cerca había estado de nuestra estrella.

El 11 de septiembre de 1964 llegaban a Cabo Cañaveral las dos sondas que se utilizarían para la misión. Se construyeron tres, pero una permanecería como reserva. Durante un par de meses, los dos vehículos fueron preparados de forma intensiva y chequeados para verificar su perfecto funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *