panel solar precio

Raúl Morales tiene dos paneles solares fotovoltaicos con seguimiento solar de 250 vatios cada uno, instalados en el tejado de su vivienda en Murcia. “Si no hubiera peajes, el ahorro económico y energético supondría un 15% del total de mi consumo, y eso que solo tengo dos unidades. Sin embargo, será de la mitad del ahorro. Un auténtico disparate”.

Junto a los consumidores, el principal perjudicado por el nuevo escenario es el sector. “Supone su desaparición porque era el único nicho de mercado que quedaba. Las empresas medianas y grandes se están yendo fuera y las pequeñas desaparecerán”, según el director de UNEF.

En otro escrito, este de 25 de febrero de 1942, el director general del Instituto Nacional de la Vivienda participa al Ayuntamiento sobre el informe favorable de un proyecto presentado por el arquitecto don Enrique Rumeu, para la construcción de seis viviendas rurales en La Orotava, siendo necesario para ello que el Ayuntamiento ceda los solares oportunos para ser inscritos a nombre de dicho Instituto, cesión autorizada por decreto de 16 de noviembre de 1941, ya que las viviendas serían de su titularidad hasta que los beneficiarios hubieran satisfecho las cuotas anuales que se les asignasen, siendo las mismas asignadas a obreros y pequeños labradores que lo solicitaran y reunieran las condiciones que se estipulasen. Además, se reitera que las viviendas serían construidas sin aportación económica alguna por parte del Ayuntamiento, salvo la que fuera necesaria para la adquisición de los terrenos. Se advierte en el mismo, además, de que si el Ayuntamiento no cumplimenta la orden, además de dar parte a la autoridad superior se trasladaría el beneficio a otro pueblo que hiciera mayor aprecio de él.

Se trata de un conjunto de siete viviendas unifamiliares adosadas, de dos plantas de altura, distinguidas actualmente con los números del 34 al 46 de gobierno. La vivienda del extremo izquierdo, -mirando la edificación desde el paseo Domínguez Afonso-, enclava sobre una parcela de terreno de trescientos veintidós metros con sesenta y cuatro decímetros cuadrados, correspondiendo un total de noventa metros con noventa y tres decímetros cuadrados (90,93) a la superficie construida, estando el resto de su superficie destinada a patio y dependencias accesorias. Las restantes seis viviendas se asientan sobre solares que van desde los ciento cuarenta y cuatro metros con cuarenta decímetros cuadrados (144,40) hasta los ciento ochenta y nueve metros con sesenta decímetros cuadrados (189,60), con una superficie edificada de cincuenta y un metros con ochenta y cinco decímetros cuadrados (51,85) cada una de ellas, salvo la situada al extremo derecho, que tiene una superficie edificada de sesenta y cuatro metros con cuarenta decímetros cuadrados (64,40), destinándos el resto de la superficie no edificada a jardines y patios.

Aunque no se resigna. “Más pronto que tarde encontraremos la manera de soslayar el peaje de respaldo, ya sea porque en Europa nos den la razón —dado que atenta contra la libre competencia— o bien porque encontremos una solución técnica y económica, que puede pasar por la desconexión total del sistema eléctrico”, afirma, y prosigue: “Con el coste actual del término de energía y sobre todo del de potencia, las soluciones con baterías están cada día más cerca. Con las subidas de peajes lo único que van a conseguir es hacer que los consumidores huyan del sistema eléctrico”.

En cuanto al futuro del sector, la antigua Comisión Nacional de la Competencia (CNC) también se ha sumado a las voces críticas en contra del llamado peaje de respaldo. En su informe, no vinculante, dice que es discriminatorio, arbitrario y, además, impide que los precios que pagan los usuarios por la luz sean más eficientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *