nuevas energias renovables

Hace unos días les dimos a conocer una nueva estrategia para producir gas natural de manera artificial, ahora un grupo de científicos de la Universidad de Harvard bajo el mismo concepto de encontrar nuevas fuente de energía renovable utilizan compuestos orgánicos que ayudan a almacenar energía en plantas y animales, para crear baterías.

“Con las moléculas orgánicas se abre un nuevo abanico de posibilidades, algunas serán terribles y otras realmente buenas y con las quinonas ya hemos encontrado las primeras que parecen realmente buenas”, refieren los investigadores.

Hasta ahora, las baterías más comunes, que emplean electrodos sólidos, como las que se utilizan en los coches o en los teléfonos móviles, son demasiado caras.  Esto se debe en parte a que no es posible separar la potencia máxima y la capacidad de almacenamiento. Según los investigadores, para lograr distribuir la energía eólica y solar en el momento adecuado a través de la red eléctrica, sería necesario almacenarla durante dos días. Con esta tecnología, si se quiere acumular la energía producida durante 50 horas por un generador eólico de un megavatio serían necesarias baterías con una potencia de 50 megavatios. Eso encarecería el almacenamiento teniendo en cuenta que si se pudiesen separar la potencia y la capacidad de almacenamiento, solo sería necesaria una potencia de un megavatio.

Por el momento los desarrolladores esperan optimizar el prototipo y demostrar que puede aguantar el desgaste del almacenamiento en unos márgenes de rentabilidad. Una empresa que participa en el proyecto, Sustainable Innovations, pretende que al final del periodo de desarrollo, de tres años, esté listo un demostrador comercial cuyo tanque de almacenamiento sería del mismo tamaño que un remolque para transportar un caballo y que podría almacenar la energía generada a todo un edificio dotado con placas solares, según los responsables del proyecto.

En realidad, un aerogenerador es una aeroturbina (turbina que utiliza el aire para su accionamiento) utilizada para hacer funcionar un generador eléctrico. Su función es convertir la energía cinética del viento en energía eléctrica, según nos explica Emilien Simonot, desde el departamento técnico de la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

La energía eólica es una de las tecnologías más baratas para obtener energías renovables. Puede competir con las nuevas centrales de carbón y es más barata que las nuevas centrales nucleares. El coste de la energía eólica varía en función de numerosos factores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *