luz solar

Desde que se recogen datos para el Estudio sobre el impacto macroeconómico de las renovables en España, las exportaciones del sector en bienes y servicios han superado todos los años a las importaciones. En 2012, las exportaciones netas aumentaron por segundo año consecutivo. El sector produjo exportaciones de bienes y servicios por valor de 3.067 millones de euros y las importaciones alcanzaron los 2.343 millones. El saldo neto exportador fue de 724 millones.

Asimismo, hay que destacar que el de las renovables es un sector muy innovador. La inversión en I+D+i respecto al PIB alcanzó en 2012 el 4,23%, más del doble que la media europea, 2,03%, y más del triple que la media española, 1,30%.

Las energías renovables produjeron un ahorro de 32.538 millones de euros en el sistema eléctrico español como consecuencia del abaratamiento que provocó su entrada en el mercado diario entre 2005 y 2012. A ello habría que añadir el impacto económico derivado de su incidencia en la reducción de nuestra balanza energética, que ascendió a 15.368 millones, y evitar emisiones de CO2 por valor de 3.095 millones. Así pues, en términos relativos las energías renovables en Régimen Especial generaron en el citado periodo un ahorro en el conjunto del sistema energético español de 51.001 millones de euros. En cuanto a 2012, el sector de las energías renovables produjo unos ahorros al sistema eléctrico de 6.756 millones de euros, tal y como muestran los datos del “Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España en 2012”.

Durante 2012, el Sector produjo unos ahorros al sistema eléctrico de 6.756 millones de euros (ahorro en importaciones, ahorro por reducción de emisiones de CO2 y ahorros por reducción del precio del pool), superiores en 620 millones a las primas que recibieron por su generación de electricidad.

Esta situación ha puesto en marcha un proceso de desmantelamiento de un sector que hasta hace poco ocupaba una posición de liderazgo mundial. Es necesario que el Sector recupere pronto un marco regulatorio estable que acabe con la incertidumbre y detenga el deterioro del tejido industrial e inversor creado en torno a las energías renovables. De no ser así, se corre el riesgo de que España se aleje cada vez más de cumplir sus objetivos a 2020 de consumo de energía con fuentes renovables, lo que podría llevar a la situación de que, llegado el momento, tengan que cumplirse con equipos y componentes importados.

Hasta 2012 no se ha alcanzado el objetivo de nuestro país previsto para 2010, es decir, con dos años de retraso, de llegar a un consumo total de energía primaria del 12% proveniente de fuentes de energías renovables, fijado en la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico. En concreto, el año pasado, las energías renovables representaron el 12,2% del consumo total de energía primaria en España, seis décimas más que en el año anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *