las energias renovables

El Observatorio de la Electricidad de WWF de noviembre demuestra el descenso de la demanda eléctrica, situando a nuestro país en los niveles de 2005, con una demanda de 19.986 GWh debido a la crisis económica, principalmente. En cuanto a la producción eléctrica, la primera fuente de producción es la energía eólica, con un 20,8% del mix, seguida de la energía nuclear (19,3%), del carbón (19%) de los ciclos combinados de gas natural (13,3%), y de la energía hidráulica (8,6%).

WWF alerta de que no apostar por el desarrollo de las renovables, el ahorro y la eficiencia energética también significaría perder el acceso a los Fondos Estructurales 2014-2020 europeos (13.000 millones de euros). Por tanto, España perdería en competitividad.

En esta línea, señalan que en el período 2005-2011, los ahorros que las energías renovables han supuesto en el mercado diario, 28.482 millones de euros, han sido superiores a las primas recibidas, 20.875 millones de euros. La diferencia acumulada entre los ahorros al mercado y las primas recibidas fue de 7.606 millones de euros. “Si las renovables de régimen especial no hubieran existido, ni las primas ni los ahorros, la electricidad se habría generado a un precio mayor. Las renovables no solo no han sido las causantes del déficit tarifario sino que lo han reducido”, concluyen.

Villarig no ha perdido la oportunidad de lanzar un mensaje al ministro de Industria: “reconocemos que la situación económica del sistema eléctrico era nefasta, pero las medidas fiscales del Gobierno actual están impregnadas de improvisación”. “Nos tiene confundidos, no se aclara”, ha sentenciado.

El balance eléctrico peninsular del mes de noviembre de 2012 muestra una cobertura de la demanda del el 20,8% con energía eólica, situándola en el primer lugar, seguida de un 19,3% con energía nuclear y un 19% con carbón. El 13,3% ha sido cubierto con los ciclos combinados de gas natural, un 8,6% con energía hidráulica y el 18,9% restante con otras fuentes de energía.

Desde WWF se reclama al Gobierno actuaciones urgentes en política energética, si realmente quiere atajar el gran reto que supone el cambio climático y que nuestro país se dirija hacia una economía baja en carbono, como están haciendo otros países de la Unión Europea (Alemania, , Austria, Dinamarca y Suecia). Para lograrlo, se debe empezar por compensar la balanza de pagos, ahorrando en importación de combustibles fósiles (petróleo y gas, principalmente), estimulando políticas que favorezcan la generación distribuida y el autoconsumo energético, y realizando una apuesta decidida por el ahorro y la eficiencia energética en los hogares y en el sector transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *