las energias renovables

las energias renovables

La duda que planea con la reforma eléctrica sobre la viabilidad de estos proyectos es si el Gobierno mantendrá la prioridad de las renovables al entrar en la red, de la que dependerán para garantizar la venta de la electricidad que generen. “Sin eso, es imposible que se construyan nuevas plantas, porque el exceso de oferta las dejará fuera”, comenta Miguel Ángel Martínez Aroca, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier).

“La situación energética, en cuanto a su consumo, no ha sufrido sustanciales cambios desde el año 2011. Seguimos teniendo una alta dependencia de la importaciones, principalmente para compras en el extranjero de los hidrocarburos”, aseguró.

La incoherencia de estos hechos se puede resumir de la siguiente manera:1. La reforma eléctrica persigue sacar las renovables de mercado a través del riesgo regulatorio para eliminar la competencia a las fuentes convencionales

En total, 3.600 millones menos que hacen imposible cuadrar los números. Una medida para preservar el déficit público que dinamita el sector eléctrico y su imposible convivencia. Y es que, con semejante golpe para eléctricas y consumidores (que al final son quienes asumen todos estos recargos en la tarifa), resulta mucho más complejo que puedan colocar su discurso las renovables, criminalizadas desde buena parte de la opinión pública por el elevado nivel de primas del que disfrutaron al abrigo del generoso 661. La nueva retribución concederá un 7,5% de rentabilidad teniendo en cuenta toda la vida útil de la instalación. Si se ha cobrado de más hasta ahora, de menos se cobrará a futuro. El Gobierno trata de ahorrar y el propio sector sabe que la pelea pasa por minimizar daños. Para el que siga en pie.

Su ponencia se centró en el estudio y promoción del uso responsable y efectivo de la energía eléctrica en Paraguay, que, conforme a estudios realizados por este comité, en Paraguay aún es materia pendiente.

Arriesgarse a acudir al mercado sin ayudas es una vía cerrada para las pequeñas plantas, que aunque puedan colocar la energía eléctrica en el sistema, no podrán amortizar la inversión. “Nadie montará pequeñas instalaciones con la desaparición del sistema de primas”, puntualiza Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *