las energias renobables

las energias renobables

Una patada en la boca a la democraciaPues bien, en mitad de esta tentativa de recrudecimiento de la coerción -ley represora propia de “regímenes no muy democráticos”, según el PSOE; “una patada en la boca a la democracia”, según Izquierda Unida-, la campaña por la deSOLbediencia vio ayer la luz de la mano de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, las cooperativas de consumidores de electricidad verde Som Energia, Goiener, Zencer y Enerplus, el proyecto de aerogenerador de propiedad compartida Eolpop y la empresa madrileña ecooo. “Vamos a desobedecer de manera pública y organizada”, ha dicho José Vicente Barcia, responsable de comunicación de la empresa ecooo, que es una de las entidades promotoras de la iniciativa. La “desolbediencia” va a constar de tres etapas, según sus promotores. La primera se centrará en tareas de “comunicación y pedagogía” y está previsto sea puesta en marcha por dos mil activistas de más de cien asociaciones, según la Plataforma. En la segunda etapa, “tomaremos las plazas para generar electricidad e inyectarla en la red”. ¿Pero eso es posible?, pregunta Energías Renovables, presente en la rueda de prensa. “Es técnicamente posible y lo vamos a hacer”, contesta la Plataforma. Y, por fin, la tercera etapa consistiría en poner en marcha instalaciones de autoconsumo y no registrarlas.

En la oportunidad, los presentes analizaron la realidad del sector, así cómo los problemas que atraviesa el rubro: el aumento de los aranceles aplicados por Europa, la disminución de la producción de biodiesel y el descenso de las exportaciones del producto.

La energía solar ha contado, tradicionalmente, con dos variantes. La fotovoltaica, que genera electricidad, y la térmica, que calienta un depósito de agua. Algunos han intentado integrarlas, con resultados modestos. Endef, una ‘start-up’ de Zaragoza, trabaja en una tecnología que combina ambas soluciones en un mismo panel, y obtiene rendimientos muy superiores. La han denominado EcoMesh, la placa híbrida de segunda generación.

Guerrilla SolarLos impulsores de esta iniciativa de desobediencia civil y pacífica anunciaron ayer el lanzamiento del que denominan “Kit de Desolbediencia”, que es un paquete que consta de dos pegatinas, dos chapas para prender en la solapa, un cartel y una pancarta. El “kit”, que cuesta quince euros, está disponible en castellano, catalán y euskera (su precio solo cubre los costes) y pretende ser “un elemento de visibilización de la desolbediencia”. Además, desolbediencia.org informa asimismo sobre cómo conseguir paneles fotovoltaicos para empezar a “desolbedecer”: los paneles de la Guerrilla Solar de la Fundación Terra -explican los promotores de esta iniciativa- “te están esperando para decir no al inaceptable ataque al autoconsumo. Se trata de un pequeño panel de 120 W que se conecta directamente a un enchufe de tu casa”. Los promotores de la iniciativa explican asimismo en su página que este es, sin embargo, “un paso serio, ya que, según la legislación promovida por el Gobierno, incluso con una instalación tan pequeña [si la ley finalmente es aprobada tal y como aparece en el borrador] le serían de aplicación todos los requisitos administrativos y peajes económicos con los que se penaliza el autoconsumo”.

Desahuciados también de la calleParadójicamente, el llamamiento se produce en víspera de que el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, presente un anteproyecto de ley orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana que, según sus detractores, “criminaliza” determinadas manifestaciones de protesta, endureciendo hasta el paroxismo las sanciones económicas (hasta 600.000 euros de multa por manifestarse sin autorización administrativa). Así, la nueva ley facultaría por ejemplo a la policía a establecer “zonas de seguridad” -es decir, prohibir el tránsito ciudadano en una vía pública- para impedir en ese espacio reuniones de personas. El objetivo de esa medida sería -denuncian fuentes varias- evitar los escraches pacíficos (¿medida ex profeso contra la Plataforma de Afectados por la Hipoteca?). Otra novedad sería que la ley impedirá concentraciones o manifestaciones no autorizadas ante el Congreso, el Senado o los Parlamentos autonómicos, “aun cuando los diputados no estuvieran reunidos en sesión plenaria” (¿medida ex profeso manifestaciones como Rodea el Congreso?). Otra medida es el establecimiento de sanciones económicas para aquellos que escalen edificios públicos sin autorización (¿medida ex profeso Greenpeace?).

«La innovación de nuestros paneles está en que incorporan una cámara de gas inerte que minimiza las pérdidas térmicas en su superficie frontal», explica Gonzalo Brun, ingeniero industrial y cofundador de la compañía. «Con esta innovación el rendimiento térmico mejora hasta tres veces». Sus placas solares híbridas incorporan células fotovoltaicas, que generan electricidad, y una parrilla de tubos huecos por los que hacen circular agua, que absorbe el calor del sistema. Así consiguen aprovechar al máximo la energía del sol. En las condiciones adecuadas, podrían permitir la instalación de una vivienda de emisiones cero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *