ingenieria energias renovables

Cottam y Lindstradn, sin embargo, están convencidos de que su chimenea inflable puede convertirse en la estructura más alta del planeta, por encima de los 830 metros que se levanta el Burj Jalifa de Dubai (Emiratos Arabes Unidos).

“El beneficio principal de estas chimeneas es que la energía solar se puede almacenar como calor en el suelo, usando materiales baratos como grava, betún o bolsas de agua salada, de forma que la planta puede continuar generando energía en días nublados y por las noches”, describió a EFE el investigador.

El ingeniero británico apuntó que el próximo paso será construir una torre de 20 metros en las instalaciones de Lindstradn Techologies para comprobar el comportamiento de la estructura en distintas condiciones climáticas, mientras la primera versión comercial de la chimenea solar podría estar disponible en unos años.

La compaa ha destacado que gran parte de las obras se van a realizar con la refinera de Pemex en operacin, con lo que se debern realizar las obras adoptando unas medidas especiales de seguridad y coordinacin.

En 1982 se levantó en la población española de Manzanares, a 150 kilómetros al sur de Madrid, una torre solar de 195 metros de altura y 10 de diámetro que acabó derribada por una tormenta ocho años después.

Patrick Cottam, investigador del Centro para la Sostenibilidad Urbana y la Resiliencia de la Universidad de Londres, ha desarrollado un modelo informático de la chimenea que satisface las expectativas de la compañía Lindstrand Technologies y ultima ahora un prototipo de 3,5 metros de altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *