energies renovables

energies renovables

Hace dos semanas, el Gobierno checo decidió detener todas las subvenciones para proyectos de energía renovable a finales de este año. “La razón de esta revisión de las leyes es la creciente carga financiera para los consumidores de electricidad”, dijo el primer ministro Jiri Rusnok. “Es una amenaza para la competitividad de nuestra industria y aumenta la incertidumbre de los consumidores en términos de precios de la energía.” En los últimos años, casi todos los Estados miembros de la UE también han iniciado un proceso de revisión para reducir los subsidios verdes.

La suposición ingenua de los políticos según la cual las principales empresas de Europa aceptarían sin rechistar el cambio de las baratas energías generadas con combustibles fósiles por las mucho más caras generadas vía renovables ha tropezado con la cruda realidad. The Washington Post ha advertido recientemente de que Europa “se ha convertido en un fondo de papelera en lo referido a energía renovable. En lugar de convertirse en un modelo para el mundo, Europa se ha convertido en un modelo de cómo no hacerlo”. Los procesos de deslocalización en Alemania ya son alarmantes.

Aunque alegaron desconocer los motivos, varios proyectistas de energía renovable denunciaron ayer que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) delegó en firmas inexpertas, desinteresadas y sin capital el desarrollo de este tipo de tecnología en la Isla.

“Se ha probado en algunos casos que se dieron contratos a personas sin capacidad financiera, tecnológica y que no tenían interés en seguir adelante con los proyectos”, manifestó, por su parte, Raoul Slavin, director ejecutivo de Aspenall Energies.

Los hogares alemanes deberán pagar este año 7.200 millones de euros vía recibo de la luz, a los que debemos añadir los costes adicionales generados por la subida de precios en industria, el transporte y el comercio. Y como las subvenciones están garantizadas durante 20 años, no duden que las cifras serán aún mayores en los años venideros. En Alemania ya existe la llamada “pobreza energética“, familias que no pueden encender sus neveras, o calefactar en invierno. Es el gran “logro” de las políticas descerebradas verdes, trampa en la que cayó inexplicablemente el Gobierno de Angela Merkel. No será uno de los grandes temas de la campaña electoral en curso en Alemania, pero sin duda será uno de los temas princiales para el futuro Gobierno germano salido de las urnas en septiembre próximo.

Who commissioned and supported this study?The study was initiated and commissioned by The German Offshore Wind Energy Foundation, with the support of other organisations such as Forum Windenergie (OFW), VDMA Fachverband Power Systems, Windenergie-Agentur WAB e.V. as well as the companies Wind GmbH, BARD Engineering GmbH, DONG Energy Renewables Germany GmbH, EnBW Erneuerbare und Konventionelle Erzeugung AG, E.ON Climate & Renewables Central Europe GmbH, EWE Vertrieb GmbH, IBERDROLA Renovables Offshore Deutschland Zwei GmbH, RWE Innogy GmbH, SIEMENS AG Wind Power Power Division, SWM Stadtwerke Mnchen GmbH, Trianel Windkraftwerk Borkum GmbH & Co. KG, Vattenfall Europe Windkraft GmbH, WindMW GmbH, and wpd Offshore GmbH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *