energias renovables en espana

energias renovables en espana

También los de la firma de consultoría Ernst & Young, aunque son menos recientes. En 2010, la eólica en España percibió 1.970 millones de euros en primas, una cantidad un 21,2% inferior a los 2.500 millones de euros de ahorro que supuso el impacto de esta tecnología renovable en los precios de la electricidad. Este hecho se repite año a año desde 2005, como recoge Ernst & Young en su informe de 2012 Análisis de la potencial creación de valor de las políticas de energía eólica.

El proyecto de Santoña, a cuatro kilómetros de la costa de esa localidad cántabra, contó en su primera fase con un presupuesto de unos 3 millones de euros y consistía en unas boyas que, por la acción de las olas, producen un movimiento vertical que, mediante un sistema hidráulico, activan un generador convencional que produce electricidad en baja tensión.

“Según la Comisión Europea, la Fundación Renovables, la Universidad Politécnica de Cataluña, la consultora Climate Strategy & Partners y el sindicato Comisiones Obreras, entre otros actores, la ventana de oportunidad de la eficiencia existe en la Unión Europea: ventana a la independencia energética, al ahorro de recursos económicos, a la minimización de las emisiones de gases de efecto invernadero y a la creación de empleo, sobre todo, en el sector de la construcción. Y existe esa ventana… así como existen las fuentes de financiación necesarias, pues el mismo gobierno que acaba de decir no a la directiva de eficiencia energética –gobierno mariano de Santamaría y Soria– está haciendo malabares a estas horas con 40.000 millones de euros –dinero público– que acabarán –en privado– en unos cuantos bancos.

Sí, hay dinero público más que suficiente como para promover marcos legislativos propiciatorios –como la Directiva de Eficiencia Energética–, dinero público más que suficiente como para impulsar la inversión privada. Y si no, pregúntese al Consejo de Ministros del pasado siete de septiembre. Sí, ese que aprobó casi en secreto un Real Decreto Ley (ahí es nada) por el que se concede un crédito extraordinario “por importe de 1.782.770.890 euros” al Ministerio de Defensa. Sí, hay crédito. Sin duda. Lo que ocurre es que, además, hace falta voluntad política, y, de momento, el Reino de España ha dicho sí a ciertos “programas especiales de armamento” (casi 1.800 millones de euros por obra y gracia del Real Decreto-ley 26/2012, de 7 de septiembre), pero no a la Directiva de Eficiencia Energética. Y punto”. Si quieres acceder a contenidos como este, puedes suscribirte aquí. 

   Durante su intervención en Sevilla en las jornadas técnicas sobre ‘La energía: factor económico esencial de nuestra sociedad’, organizadas por el Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Sur, el ministro ha apuntado la apuesta “clara e inequívoca” por este tipo de energía.

En un momento tenso en las relaciones entre Iberdrola y el Gobierno por los recortes aplicados por el Ministerio de Industria al sector para intentar atajar el déficit tarifario (este lunes, el presidente de la compañía, Ignacio Sánchez Galán pidió al Ejecutivo “una buena reforma eléctrica”), la empresa ha decidido bajarse de una iniciativa de la que era el principal impulsor, con una participación del 60%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *