energia solar pasiva

energia solar pasiva

No obstante me queda una bala en la recámara, que es intentar ducharme con la rapidez que lo hace ese alcalde, creo que de Málaga, que, al parecer, gasta en cada ducha una cantidad increíblemente baja del líquido elemento. Me llevará tiempo, pero, si él puede yo puedo. Cuando haya llegado a los quince litros por ducha, tendré mucho gusto en comunicarlo.

Para mi sorpresa, he podido comprobar que, en efecto, gasto menos luz, menos gas y menos agua, ¿cómo es posible, pues, que el importe de mis recibos sea cada vez mayor? Y claro, he podido darme cuenta que estos recibos se componen de dos partes fundamentales: el término fijo y el consumo; como el primero aumenta de forma estrepitosa, ya puedo alumbrarme con velas, ahorrar cuanta agua puedo y poner bombillas de bajo consumo que el resultado es siempre el mismo: una factura más cara.

Con ello se ha logrado un triple objetivo: que los alumnos conocieran esta forma de construir, un modelo que cada vez cobra más fuerza; concienciar  a la población en general de la fuerte dependencia que tenemos de las energías convencionales;  y servir de ejemplo para otros proyectos de rehabilitación. Los responsables del proyecto aseguran, además, que la rehabilitación se ha hecho con un mínimo coste económico y sin apenas alterar la rutina del instituto.

Urquiza y Hernández han coincidido en que la inversión en edificios inteligentes se recupera antes de que termine el ciclo de vida del mismo, aunque han destacado que España aún está atrasada en este ámbito y en que su eclosión se está viendo dificultada por la crisis.

El  IES Construcción de Vitoria pertenece a la red de centros públicos de formación profesional de Álava, IKASLAN,  y ofrece 9 ciclos relacionados con el sector de la construcción y edificación.

Imagine que, tras tener un mal día y llegar a casa, un sensor reconociera su expresión facial y, acto seguido, comenzara a sonar su canción favorita y la cafetera se pusiera en marcha porque un café es lo que más le apetece en ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *