energia solar paneles solares

El incremento de la radiación solar es para la gran mayoría de personas un motivo de preocupación, debido a las enfermedades que se le atribuyen si existe una sobreexposición. Sin embargo, hay quienes intentan hacer de esta “amenaza” una fuente para el desarrollo de la industria.   

Su queja: “Hemos pasado de ser el país que más ha subvencionado la energía solar a ser, de repente, el que más la sanciona, hasta el punto de frenarla en seco. ¿No debería haber una zona intermedia de tránsito? ¿Cuando era cara y se subvencionaba no era con el propósito de que un día fuera competitiva y aprovecharla? Si no ha sido así, fue tirar el dinero del contribuyente”. Es la reflexión de Medrano, que tiene dos instalaciones de energía solar fotovoltaica.

Lo que sí es cierto es que a los equipos piratas les esperan multas desorbitadas. Las sanciones económicas previstas para esta infracción, considerada muy grave, oscilan entre los seis y los treinta millones de euros.

Una está situada en Madrid, en la calle de Basella, número 22, en el barrio de Los Coronales. Es un pequeño panel (potencia de 220 vatios) situado en la calle que produce un 7% del consumo eléctrico de la casa y que costó 500 euros. “Lo puse para probar y me gustó, así que mi idea era poner más”.

Adicionalmente, se establecen sanciones de hasta sesenta millones de euros a los ciudadanos que no tengan sus instalaciones eléctricas legalizadas. Este es el importe máximo para infracciones como pueden ser las del abandono o liberación de materiales radioactivos.

“La inversión es fuerte, pero a la larga se recupera, porque ya no se tendrá que pagar mensualmente por el servicio, es un solo gasto que dependiendo del cuidado que se dé puede durar para toda la vida”, sostiene. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *