energia solar en chile

La paralización de proyectos por orden judicial derivada de la movilización de sectores ambientalistas, por otro lado, ha retrasado el desarrollo de termoeléctricas, de algunas hidroeléctricas menores e incluso han paralizado algunas que ya funcionaban. La situación se conoce en Chile como la “judicialización” de la energía.

En zonas del extremo sur se han desarrollado parques eólicos y hay otros proyectados en el centro-sur. En el futuro, por otro lado, debería cobrar impulso la geotermia porque en Chile hay unos 3.000 volcanes, de los cuales 500 están activos.

“No podemos desechar la posibilidad que tenemos de explotar nuestros recursos hídricos”, agregó, aludiendo al hecho de que la producción hidroeléctrica es hoy mucho menor que la de la década de 1990, cuando llegó a generar un 70% de la energía requerida por el país. Ese porcentaje se redujo a un 18% en enero por una serie de factores, incluida la seguía. La compra de gas argentino batato incentivó la construcción de termoeléctricas, que llegaron a satisfacer más del 60% de las necesidades en el 2013. Al cortarse el gas, fue reemplazado por carbón y diésel. Más tarde se sumó el gas importado de países asiáticos. La situación de uso de combustibles fósiles se agudizó con una sequía que afecta al centro sur chileno hace cinco años.

Colombia, en cambio, se abastece con centrales hidroeléctricas, mientras que en Brasil el 68% de la energía es hidroeléctrica, el 20% es no renovable, incluida la nuclear, y el resto es no convencional. En Ecuador y Uruguay la mayor parte de la matriz también se basa en el agua.

Chile no es el único país de la región con problemas energéticos. Los de Argentina quizás sean más serios porque, teniendo los recursos, no se explotan por falta de inversiones y gastan millones de dólares anuales en la importación de hidrocarburos, mientras en Perú los combustibles fósiles proporcionan el 77% de la energía, y la biomasa aporta un 13%.

Pese a contar con el desierto más soleado del mundo, ideal para la termosolar y la energía solar fotovoltaica,  vientos privilegiados para desarrollar la eólica y abundantes recursos hídricos para producir energías renovables, Chile enfrenta una crisis energética que plantea un enorme desafío para la presidenta electa Michelle Bachelet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *