energia eolica

energia eolica

Aproximadamente, el 22% de la electricidad en el mundo proviene de recursos renovables, y Centroamérica ya es parte de esa transición global. Además de que la región es líder mundial en la energía hidroeléctrica, la mayoría de los países en Centroamérica están desarrollando proyectos de energía eólica. Sin embargo, según el nuevo reporte del Worldwatch Institute, La Ruta hacia el Futuro para la Energía Renovable en Centroamérica, la región se encuentra lejos de aprovechar al máximo sus enormes recursos de energía renovable.

“La CFE dice que por seguridad nacional no se pueden dar a conocer estos planos, lo cual es diferente en otros países como Estados Unidos, donde se ha liberado el potencial de inversión en energía eólica por transparentar su red”, comentó.

La Agencia de la Energía apuesta por la incorporación de esta fuente renovable en hogares y empresas apoyando su implantación con el Programa de Subvenciones al Desarrollo Energético Sostenible ‘Andalucía A+’. Así, desde febrero de 2009 hasta el 30 de mayo de 2013, se han incentivado 50 proyectos geotérmicos, con 664.097 euros que han movilizado una inversión en la región de 2,2 millones de euros y con los que se está evitando la emisión de 143 toneladas de CO2 a la atmósfera.

“Si bien lo que determina la capacidad competitiva de un sitio es el recurso eólico, la cantidad de dinero necesaria para instalarlo se establece por el tipo de suelo, velocidad del aire y la distancia de una interconexión para liberar el recurso”, explicó.

El Gobierno andaluz considera las energías renovables y el ahorro y eficiencia energética como un sector estratégico para la economía andaluza, ya que implica a cerca de 1.400 empresas, que emplean a más de 44.000 personas y han movilizado hasta ahora más de 11.000 millones de euros en inversiones. Una actividad que acumula además experiencia en investigación y liderazgo tecnológico que ha permitido que actualmente Andalucía será referente en esta materia.

Este reporte evalúa la situación actual de las tecnologías de energía renovable en Centroamérica y analiza las condiciones para su desarrollo en el futuro. Se identifican importantes brechas de conocimiento e información, se evalúan barreras financieras y políticas, y se sugieren maneras de superar éstas barreras. El estudio sirve como “una hoja de ruta de una hoja de ruta,” y evalúa mejoras necesarias para facilitar la transición a un sistema de energía sostenible y para establecer la metodología y el trabajo preliminar necesario para una estrategia regional y nacional completa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *