electricidad solar casera

Y cuando el ministro de Telde decide defender la construccin librrima de hoteles de cuatro estrellas, escuchando el clamor de declaraciones, comunicados y notas de prensa, de varios sectores y grupos, y convence al Gobierno de la nacin para llevar el conflicto al TC, lo que consigue es que el mismo empresariado lo critique porque la medida provoca tal inseguridad jurdica que hace huir a inversores. Como en la copla, “ni contigo ni sin ti, tienen mis males remedio…”

No son los nicos empresarios que levantan su voz contra iniciativas estrella del Ministerio de Industria. Todos los relacionados con las energas renovables en todo el pas critican el frenazo a la solar y a la elica. Pero el problema de fondo no es, aunque lo parezca, el asunto de las primas. Existen las primas porque an no se ha puesto en marcha un proyecto que complemente y viabilice la produccin con la comercializacin, de la misma manera que para que un coche camine tienen que estar sincronizadas las cuatro ruedas. La clave es un nuevo ciclo combinado, con mucha I+D+i y buena fe de todas las partes para que la mquina funcione segn el modelo de las presas Soria-Chira. El exceso de energa elica se gasta subiendo agua, y cuando falta, se deja caer para generar electricidad. Una pila.

Esto tambin preocupa a muchos empresarios tursticos, que entre la luz y el agua soportan un exceso de costes fijos, sea por el oligopolio fctico o por la codicia recaudatoria de Hacienda. La madeja de la fijacin de la tarifa, con un algoritmo ms complicado y misterioso que el de Google o la frmula de la Coca-Cola, sigue la estela de los grandes inventos tras la aceituna rellena de anchoas. Cada solucin, que trata de minimizar los daos de las leyes elctricas Aznar, es “a peor la mejora”.

Concurro a este recinto como Intendente Municipal para cumplir con lo que establece la Ley Orgnica de Municipalidades, a informar al Concejo acerca de la gestin 2013 y dejar inaugurado el periodo legislativo 2014.

Cuando la factura de la luz empez a ser inasumible para las machacadas economas de pensionistas, los obreros y las clases medias, adems de autnomos y pymes, surgi la alternativa del autoconsumo. El fomento casero de las energas solar y elica fue convirtindose en una prioridad de muchos municipios que tomaron buena nota de lo que se est haciendo en media Europa, para favorecer a los vecinos consumidores (por ejemplo, el de Santa Brgida, que se qued colgado de la brocha) y de gobiernos regionales, como el de Canarias. La consejera Luengo revelaba en el Club LA PROVINCIA que el Gobierno nacional iba a legislar en esa direccin, y que en las Islas ya estaba todo preparado para engancharse. Su gozo, no en un pozo, sino en un aerogenerador sin aspas.

Es la lnea argumental ms peligrosa en medio de la unanimidad popular. Si Repsol ya “casi no es espaola”, significara que en proporcin a ese casi, casi no pagar impuestos en Espaa. Lo importante es esta disonancia de un sector econmico que es el primero y principal del Archipilago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *