comprar paneles solares

comprar paneles solares

La Organizacin de Inquilinos de Cochabamba (Oinco) elabor una propuesta para la construccin de “viviendas sociales ecolgicas” que consta, en una primera instancia, de 600 y posteriomente 400 espacios habitacionales que contarn con: mdulos policiales, una planta de tratamiento de aguas residuales, paneles solares, viveros comunitarios, canchas polifuncionales, mercados populares, guaderas e incluso un nucleo escolar. El estudio del proyecto fue realziado con ayuda de la Gobernacin de Cochabamba y ser presentado el 6 de marzo ante el Ministerio de Vivienda como una propuesta social de la Oinco. Segn el presidente de la organizacin, Aniceto Hinojosa, la Oinco agrupa a ms de 4.000 inquilinos slo en Cochabamba. De acuerdo con el dirigente, la Oinco garantizar el espacio de 10 hectreas en Arrumani, en tanto que el Gobierno central trendr que garantizar la contraparte con miras a desarrollar una poltica nacional de vivienda digna. El plan es construir un condominio popular.

Tengo cuatro hijos y soy inquilina hace 35 aos. Yo y mi familia nos cambiamos casi cada ao de casa. Realmente vivimos un calvario (…). Yo soy comerciante y no puedo acceder a una vivienda. Apenas puedo cubrir el alquiler y para comer, nada ms. No podemos ahorrar nada. Yo ahora estoy luchando por una vivienda, ya llevamos cuatro aos, pero no me queda otra que luchar por mis hijos, porque yo no quiero que ellos caminen como yo les he manejado de casa en casa.

Siempre hay miramiento de los dueos de casa, de que si no lava el bao, que si no barre el patio o se gastan mucha luz, nos echan la puerta con llave muy temprano; es difcil, es un problema muy grande que tenemos como inquilino.

Aunque los precios se antojan prohibitivos para la mayoría (instalar paneles que produzcan 50 watts cuesta unos US$400, mientras que para el de 100 watts hace falta desembolsar US$700), la buena noticia es que hay microfinancieras que prestan dinero para hacer este tipo de instalaciones.

También es probable que algunos comercios locales mejoren sus ingresos de forma marginal, siempre y cuando el enorme campo cubierto de celdas fotovoltaicas (casi dos hectáreas de terreno), haga que los viajeros se detengan a contemplarla desde la carretera, y entren al pueblo a consumir.

Dado que sol es lo que parece sobrar en Nicaragua (aún las zonas lluviosas del Caribe reciben 4 horas diarias de radiación solar, con otras 4.5 horas para el centro del territorio), Delagneau calcula que el país puede satisfacer hasta un 30% de su demanda total con ese tipo de energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *