centro energias renovables

Por ejemplo, un colegio ubicado en la comuna de La Florida en Santiago y que requiere agua caliente para las duchas o la comida de 500 alumnos, requeriría 24 mil litros de agua y gastaría más de 25 millones de pesos al año si dependiera sólo del gas natural. La tecnología más conveniente en este caso sería un colector de tubos al vacío que permitiría al hipotético sostenedor del colegio, ahorrar aproximadamente 16 millones de pesos al año, reduciendo la cuenta del gas a 8 millones 700 mil pesos.

Estimaciones indican que en Santiago, la radiación solar alcanza un peak de 8,32 kilo Watts hora por metro cuadrado al día en diciembre. “Esto traducido a consumo, significa que con la energía recibida en un metro cuadrado en Santiago en un día, podemos calentar agua para la ducha de 2 personas por día con un sistema solar térmico, o mantener encendido un televisor de 110 watt por 10 horas con un sistema fotovoltaico”, explica el analista del CER Javier Hueichapán. Por supuesto, se trata de valores teóricos que pueden variar dependiendo de la calidad de las instalaciones o las pérdidas del sistema.

RenewIT también cuenta con la participación de la multinacional holandesa especialista en diseño de centros de datos, Deerns, la Universidad Técnica de Chemnitz de Alemania, la empresa italiana Loccioni y la inglesa 451 Research.

RenewIT también “desarrollará una aplicación informática gratuita para que propietarios de los centros de datos, operadores e ingenieros de diseño evalúen el beneficio de adoptar este tipo de energías”, han explicado fuentes del IREC.

As, RenewIT desarrollar una aplicacin informtica gratuita para que los propietarios de estos centros, operadores e ingenieros de diseo evalen el beneficio de adoptar energas renovables, y la aplicabilidad de las herramientas propuestas por el proyecto se validarn a travs de ocho CPD europeos.

La iniciativa ya cuenta con un prototipo en el que se han instalado células  fotovoltaicas que servirán para mejorar el sistema de gestión energética y ampliar la autonomía de  vuelo. Además, se han desarrollado, y continúan desarrollándose, trabajos referentes a la mejora de la aerodinámica del avión, electrónica embarcada eficiente, integración óptima de los sistemas, y la caracterización de la huella ambiental, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *