celulas solares

celulas solares

Aunque el enlace químico y su estructura se describieron durante el decenio de 1930, en el 2010 se le otorgó el premio Novel a Andréy Gueim y a Konstantín Novosiólov por sus revolucionarios descubrimientos acerca de este material. En febrero de 2010, IBM anunció que habían fabricado transistores con grafeno que operaban a frecuencias de 100 GHz, y en septiembre del mismo año, alcanzaron los 300 GHz. Es por eso que en los últimos años las publicaciones especializadas rebosan de artículos en los que se atribuye a esta estructura de carbono como la “panacea universal” ya que en muchas características (aunque no todas), podría llegar a reemplazar los dispositivos que requieren silicio, como las mencionadas celdas solares.

Los resultados de la investigación completa se encuentran publicados en la revista Nature Physics en una mutua colaboración con expertos del Instituto de Tecnología de Massachussets (EE UU), el Instituto Max Planck (Alemania) y la empresa Graphenea S.L.

El C-Max Energi Solar podría considerarse como el primer vehículo de su clase impulsado por energía solar gracias a que no requiere la toma de corriente normal para la recarga. Para ello, lleva el techo recubierto de paneles solares e incorpora una lente Fresnel, que actúa como una lupa, intensificando en una magnitud de ocho la potencia de los rayos de luz que llegan a los paneles.

El artculo de la UJI presenta un record de eficiencia de clula solar con grafeno de un 15.6%. Esta eficiencia supera la que se obtiene al combinar el grafeno con el silicio, que es el material fotovoltaico por antonomasia. Este desarrollo constituye un nuevo hito para el espectacular avance de las clulas solares de perovskita, en el que el grupo de la universidad pblica de Castelln ha efectuado contribuciones pioneras, segn fuentes del propio centro universitario.

Al mandar un número conocido de fotones a diferentes energías sobre una capa de grafeno, “Hemos visto que los fotones de alta energía (por ejemplo, los de color violeta) inducen un mayor número de electrones excitados que los fotones de baja energía (por ejemplo los infrarrojos). Pero en ambos casos siempre era igual o superior al número de fotones mandado”, comenta Klass-Jan Tielrooij, otro de los investigadores del equipo. Esta característica hace del grafeno una piedra angular para la innovación de cualquier dispositivo que quiera convertir la luz en electricidad, lo cual podría llegar a producir en los próximos años un cambio revolucionario.

“Se sabía que el grafeno es capaz de absorber un espectro muy grande de colores de la luz. Sin embargo, ahora sabemos que una vez el material ha absorbido esta luz, la eficiencia de conversión de energía es muy alta. Nuestro próximo reto será encontrar formas para extraer la corriente eléctrica y mejorar la absorción del grafeno. Entonces seremos capaces de diseñar dispositivos de grafeno que detectan la luz de manera más eficiente, dando paso a células solares más eficientes “, concluye Koppens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *