celula fotovoltaica

celula fotovoltaica

En este trabajo cientfico se ha combinado los nuevos y prometedores materiales basados en estructura perovskita, que absorben luz solar con gran eficacia, con el grafeno, el material que ms inters despierta en la actualidad por su propiedades, versatilidad y bajo coste. El grafeno es un material que consiste en monocapas de carbono y ha generado enormes expectativas para su uso en nuevas aplicaciones tecnolgicas avanzadas, tales como bateras de litio de altas prestaciones, electrnica, y pantallas de vdeo.

Si el voltaje de un circuito sube demasiado, puede poner en peligro al personal de la central eléctrica y producir daños tanto a los equipos de la compañía como a los de los clientes. La generación solar distribuida también tiene problemas de fiabilidad si hay un fallo en la red. Las centrales eléctricas están equipadas para superar los desajustes, pero los generadores fotovoltaicos están diseñados para bloquearse inmediatamente, lo que puede producir un pico en la demanda de energía.

Los investigadores Eva Barea, Ivn Mora y Juan Bisquert han explicado que el nuevo dispositivo est constituido por varias capas procesadas a temperatura inferior a 150C y han resaltado la importancia de este estudio para el campo de la fotovoltaica, no slo por el alto grado de eficiencia obtenido, sino porque el dispositivo se fabrica a bajas temperaturas, lo que lo hace muy interesante de cara a su fabricacin a gran escala por la industria, ya que supone bajos costes de produccin y su posible empleo tambin en dispositivos flexibles basados en plsticos.

El Grupo de Dispositivos Fotovoltaicos y Optoelectrnicos (DFO) de la Universitat Jaume I de Castelln, dirigido por el catedrtico de Fsica Aplicada Juan Bisquert, junto con investigadores de la prestigiosa Universidad de Oxford, han creado y caracterizado un dispositivo fotovoltaico basado en una combinacin de xido de titanio y grafeno como colector de carga y perovskita como absorbedor de luz solar, que se fabrica a bajas temperaturas y que presenta una alta eficiencia.

El invento consiste básicamente en una película que se autoexpande sobre la superficie de la pintura una vez aplicada, y permite al igual que lo hace una célula fotovoltaica, convertir los rayos solares en electricidad.

El prototipo de la pintura o tinta solar ya existe en laboratorio, pero su eficiencia de conversión está apenas por encima del 2% cuando las células fotovoltaicas llegan al 25%. En la Universidad de Texas no obstante, un equipo científico ha superado ese porcentaje y espera llegar al 10% en menos de cinco años lo que hará rentable el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *