calefaccion solar

calefaccion solar

Además, dispone de más de 8 MW de instalaciones fotovoltaicas aisladas, lo que la sitúa como primera en cuanto a potencia instalada en esta tecnología, con más del 38% del total nacional. Estas instalaciones se utilizan generalmente para abastecer a viviendas rurales y bombeos de agua, ubicados en zonas de sierra y alejados de la red eléctrica.

En este espacio se instaló también una estación meteorológica para medir el nivel de radiación de los paneles y controlar su rendimiento. La estación ya se encuentra en funcionamiento y permite, entre otras funciones, medir temperatura, humedad, viento y lluvia.

Así, Andalucía es la primera región de Europa con centrales termosolares en funcionamiento, con más de 947 MW distribuidos en 23 centrales (dos experimentales), que abastecen a una población equivalente de 477.000 hogares y evitan más de 757.000 toneladas de CO2 anuales a la atmósfera, como si se retiraran de la circulación 479.000 vehículos.

El concepto energético consiste en un nuevo tipo de solución utilizando el “district heating” en lugar de electricidad, para operar una bomba de calor, lo que produce menos CO2. Este sistema asegura un uso mucho más eficiente de la energía, ya que se basa en fuentes de energía renovables. De esta manera se asegura un uso óptimo de la energía renovable utilizando el sol, tanto para la refrigeración en verano y para mejorar el funcionamiento de la bomba en el invierno. Además se utiliza la energía solar a través de las ventanas que dan al sur para la calefacción por losa radiante y el almacenamiento temporal en el suelo. Una bomba de calor asegura que el calor solar, la geotérmica y la refrigeración circulen en todo el edificio. Esto optimiza la utilización del “district heating”, que sólo entra en uso si no hay calor solar en el almacenamiento. Se espera que la calefacción esté compuesta de un 35% de energía solar y el 55% de la bomba de calor y el resto proviene directamente de la red de calefacción urbana. La mayoría de la electricidad para la iluminación, ventilación y bombas se proporcionan por los 45 m2 de células solares en el techo. Aproximadamente el 50% de la energía del edificio estará cubierto por la energía renovable. Junto con los requisitos de bajo consumo de energía habrá un ahorro de un 80% en comparación con una construcción convencional.

Uno de los recursos más utilizados en el altiplano para la calefacción o las cocinas es la leña, en su mayoría de un arbusto denominado “tola” que crece en el territorio. La tola se consume rápido y son necesarios muchos kilos para abastecer a estas poblaciones. La tola es el combustible principla parael uso de las coinas. La leña puede llegar a escasear en el altiplano, y estas poblaciones, sin recursos energéticos para cocinas o calefacciones tienen que abandonar sus hogares y emigrar.

Los habitantes del altiplano de Puna, un territorio desértico al noroeste de Argentina, utilizan la energía solar para la vida cotidiana. Las condiciones para aprovechar el recurso son ideales en el altiplano, a casi 4000 metros de altura, donde el impacto de la radiación puede producir hasta 2000 kilovatios/hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *