aerogenerador

aerogenerador

Los generadores eléctricos actuales –tanto con la denominada ‘multiplicadora’ como de imanes permanentes y accionamiento directo– son difíciles de escalar por encima de cierta potencia. Su gran tamaño y peso supondrían unos costes demasiado elevados para asentamientos tanto fijos como flotantes, así como para las tareas de operación y mantenimiento.

Mediante este proyecto “rupturista” se pretende dar un salto en las soluciones de energía eólica offshore, diseñando una turbina de 10 Mw innovadora que tenga como núcleo un generador superconductor. También se tendrán en cuenta aspectos adicionales como la conversión eléctrica, la integración y la fabricabilidad.

Otra posible alternativa sería colocarles dos tanques y crear un sistema inteligente que bombee el agua de de un tanque al otro. Sin embargo, los ingenieros concluyen que tampoco eso podría contrarrestar del todo la oscilación causada por el movimiento marino, como aclara Andreas Heege, de la empresa LMS Samtech, con sede en Barcelona, que crea programas especiales para controlar las turbinas. “La oscilación puede ser de hasta 15 grados. De ese modo, cambia toda la aerodinámica. Es decir, que los rotores actuales no están hechos para esas exigencias”, dice el ingeniero. A eso se suman las diferentes consecuencias de las oscilaciones de las turbinas, que influye en la producción constante de energía.

Piernavieja dijo que la certificacin de la maquinaria se podr hacer con las mismas condiciones que en mar abierto, ya que el muelle es abierto y los materiales sufren el mismo desgaste.

El prototipo eólico más avanzado hasta el momento se llama “Hywind” y es capaz de operar en lugares donde el agua es profunda, lo que parece ser un gran salto tecnológico en la energía eólica. Pero aún hay varios problemas que resolver.

Pero colocar una turbina eólica en el mar es caro y muy complicado. Primero se debe asentar la torre en el fondo del mar apuntalarla para que las olas y el viento no la tiren abajo, algo que solo se puede controlar a 50 metros de profundidad, por lo cual, hasta ahora, se construyen centrales eólicas en aguas poco profundas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *